últimos tiempos


08
Ene 2020

Es un evento glorioso en los planes de Dios que consiste en llevar personas al cielo de forma instantánea, ESTO NO ES NADA NUEVO, ya en el pasado ha ocurrido y habrá más en el futuro próximamente,  cada uno en su tiempo, la palabra Arrebatados viene de la palabra Griega Jarpázo que significa: Apoderarse, arrebatar. Y de la palabra Jaireáomai que significa: Preferir, escoger, tomar para uno mismo.

 

Juan 14:1-3  No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.  Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

 

1 Tesalonicenses 4:16-18  Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.  Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.


LA IGLESIA DE CRISTO, ESPERAMOS EL CUARTO ARREBATAMIENTO:

EL PRIMERO: Fue de Enoc:

 

Génesis 5:23.  Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años. Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

Hebreos 11:5.    Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. 

 

EL SEGUNDO:  Fue el de Elías:

2 de Reyes 2:11.   Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.  Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes

 

EL TERCERO: fue el de nuestro Señor JESÚS:

Hechos 1:9, 10.   Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas.

Apocalipsis 12:5  Ella dio a luz un hijo varón que gobernará a todas las naciones con puño de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios que está en su trono.

 

EL CUARTO:  Será el de la IGLESIA, LA ESPOSA DE CRISTO, NOSOTROS!!!

1 Tesalonicenses 4:15-18.  Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.  Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

1 Corintios 15:50-52.  Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Juan 14:1-3.  No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.  Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. (Puede ver en el primer video, una pequeña escena de lo que será ese gran evento,  al ver el segundo video abajo, verá los requisitos que Dios pide a nosotros para poder irnos con EL en el arrebatamiento).

 

Por: Raúl Sarmiento


08
Ene 2020

Estudio bíblico de Mateo 24:3-14

Mateo 24:3-14

Los discípulos le habían formulado las siguientes 3 preguntas con respecto al futuro: (1) ¿Cuándo serán estas cosas? (refiriéndose a la destrucción del templo), (2) ¿Cuál será la señal de tu venida? y (3) ¿Cuál será la señal del final de la época? En el próximo párrafo veremos cómo

Jesús respondió a las preguntas de los discípulos

Leamos el versículo 3:

“Y estando El sentado en el monte de los Olivos, se le acercaron los discípulos en privado, diciendo: Dinos, ¿cuándo sucederá esto, y cuál será la señal de tu venida y de la consumación de este siglo?”

La respuesta a la primera pregunta, relacionada con la destrucción del templo, no se encuentra en este Evangelio de Mateo, sino en el Evangelio de Lucas, con algunos fragmentos incluidos en el Evangelio de Marcos. ¿Y por qué no se encuentra aquí en Mateo? Porque este libro constituye el Evangelio del reino y presenta al Rey. La destrucción de Jerusalén en el año 70 tiene que ver con esta época en la que vivimos, pero no con un futuro distante en el que vendrá el Rey. Es por ello que Mateo no incluye esa parte del Discurso de los Olivos.

Escuchemos la respuesta del Señor a la primera pregunta, tal como se encuentra en el Evangelio de Lucas 21:20-24:

“Pero cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su desolación está cerca. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes, y los que estén en medio de la ciudad, aléjense; y los que estén en los campos, no entren en ella; porque estos son días de venganza, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. ¡Ay de las que estén encinta y de las que estén criando en aquellos días! Porque habrá una gran calamidad sobre la tierra, e ira para este pueblo; y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.”

Indudablemente, muchos de los que escucharon estas palabras, estarían con vida en el año 70, cuando los ejércitos romanos rodearon la ciudad sitiándola, aislándola del resto del mundo y abriendo una brecha en la muralla, entraron. La destrucción que provocaron fue terrible y la peor de toda su historia, más devastadora que la que provocó el rey Nabucodonosor, de Babilonia, más de 600 años antes. En esta destrucción de los romanos, en el año 70, se cumplió la primera parte del Discurso del Monte de los Olivos.

Las otras dos preguntas hechas por los discípulos eran las siguientes: (2) ¿Cuál será la señal de tu venida? y (3) ¿Cuál será la señal del final de la época?

El Señor iba a responderlas en sus órdenes cronológico y lógico. Contestaría a la última pregunta en primer lugar y a la segunda, en último lugar. El primer Tema tratado por el Señor fue la señal del fin del mundo o, más exactamente, como hemos dicho, el final de la época. Porque el mundo nunca llegará a su fin. Por la acción del Señor, el antiguo mundo desaparecerá y una nueva tierra aparecerá en su lugar. Y aunque no sea el fin del mundo, será la consumación de una era, como así lo expresaron los discípulos.

En este discurso, cuando Jesús habló sobre Su venida, se estaba refiriendo a Su regreso a la tierra para establecer Su reino. En aquellos días finales de la época y de la nación de Israel, la iglesia no aparece en escena porque habrá sido removida, en un período de guerras, grandes convulsiones y opresión, con una intensidad nunca experimentada en la historia, período llamado por Jesús mismo la gran tribulación. Leamos el versículo 4, donde

Jesús describió las características de esta época

“Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.”

Esta frase describe las características de toda la época y constituye una advertencia de precaución ante el engaño, especialmente durante los días de la tribulación, cuando aparezca en Anticristo. El apóstol Pedro, en su segunda carta 2:1, advirtió lo siguiente:

Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina.

En nuestro tiempo, un motivo especial de preocupación serían los falsos maestros, cuya enseñanza debería ser examinada frente a las Sagradas Escrituras. Leamos el versículo 5 de nuestro pasaje, que añade:

“Porque muchos vendrán en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y engañarán a muchos.”

Esta proliferación de jefes de sectas es una de las características de estos tiempos hasta que llegue el fin, aunque cerca del final de la época aparecerá un Anticristo que se opondrá a Cristo, instituyéndose como única autoridad, hasta que venga el Señor desde el lugar santísimo de los cielos a la tierra y resuelva los problemas.

Creo que desde el Monte de los Olivos el Señor dirigió su mirada hacia los últimos días de la historia humana y, concretamente, al período de la gran tribulación. Pero en el principio de Su discurso, es decir entre los versículos 5 y 8, nos ofreció una imagen de la época actual de la iglesia. En mi opinión, el Señor no se refirió concretamente a la gran tribulación hasta el versículo 9 de este capítulo. Continuemos con nuestra lectura con el versículo 6:

Y habréis de oír de guerras y rumores de guerras. ¡Cuidado! No os alarméis, porque es necesario que todo esto suceda; pero todavía no es el fin.

El Señor estaba describiendo el prolongado período de tiempo que se extendía desde el momento de la conversación con sus discípulos hasta el final de la historia. Naturalmente, las guerras y rumores de guerras no constituyen la señal de que nos encontremos ya cerca del fin; ésta sería una conclusión superficial ya que, desde que el Señor pronunció aquellas palabras, ha habido innumerables guerras y, aproximadamente, solo unos 200 años de paz. Ha transcurrido un extenso período desde la segunda guerra mundial, en el pasado siglo, y el final aun no ha llegado. Debiéramos tomar en consideración las palabras del Señor, antes que las predicciones apocalípticas de algunos. Además, no tendríamos que dar lugar a la ansiedad ni a una obsesiva preocupación, al escuchar los rumores o noticias de los conflictos armados que están teniendo lugar, pues éstos aún no indican la proximidad del fin. Lo que si queda claro es que el ser humano y organizaciones como, por ejemplo, las Naciones Unidas, no pueden resolver el problema de las guerras. Realmente, no habrá paz en el mundo hasta que venga el príncipe de Paz. Y la predicción del Señor continúa en los versículos 7 y 8:

“Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino, y en diferentes lugares habrá hambre y terremotos. Pero todo esto es sólo el comienzo de dolores.”

Por lo tanto, éstas son las características de toda la época y no señales del fin. Como decía el versículo 6, “todavía no es el fin”. Porque, como es evidente, los falsos Cristos, los rumores de guerras y los terremotos han caracterizado a toda esta era de la iglesia, aunque se intensificarán a medida que nos acerquemos al final. En este momento, la explosión demográfica es motivo de gran preocupación, y con razón, pues millones de personas se están muriendo de hambre. Y esta situación se va a agravar. Sin embargo, el caballo negro que representa al hambre en el libro del Apocalipsis 6:5,6, aun no ha aparecido; pero dicho caballo con su jinete se harán presentes cuando llegue el fin. Lo que vemos hoy, es como el principio de dolores de una mujer encinta.

El párrafo encabezado por el versículo 9 describe

El principio de la tribulación y sus señales

En este pasaje Bíblico, el Señor comienza a hablar de este período llamado la tribulación. Nosotros estamos viviendo en esta época de la iglesia, que algunos prefieren denominar la “era del Espíritu Santo”. La Biblia clasifica a las personas en tres grupos: los judíos, los Gentiles (o personas de las demás naciones) y la iglesia de Dios, como destaca el apóstol Pablo en su primera carta a los Corintios 10:32. En esta época, Dios está llamando a personas de entre los judíos y de las demás naciones para formar un pueblo que crea en El, que constituye este tercer grupo, que es la iglesia. Es este tercer grupo el que será removido de este mundo en un momento determinado. Entonces, yo creo que dará comienzo la llamada gran tribulación. En mi opinión, el versículo 9, habla de este principio. Leamos este versículo:

“Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis odiados de todas las naciones por causa de mi nombre.”

¿A quiénes se dirigen estas palabras? Evidentemente, no aluden a la iglesia sino a la nación de Israel, que experimentará oposición y aflicción a escala mundial. En este punto quisiera referirme a un hecho importante para los cristianos de nuestro tiempo. Mientras los miembros de la iglesia verdadera se encuentren en el mundo, no podría existir una actitud de anti-semitismo a nivel mundial, porque la iglesia la resistiría. Sería imposible que un genuino creyente en el Señor Jesús odiase a los judíos como seres humanos. Tal sentimiento se intensificará con mayor amplitud después que la iglesia sea removida de la escena. Los versículos 10 y 11 añaden:

“Muchos tropezarán entonces y caerán, y se traicionarán unos a otros, y unos a otros se odiarán. Y se levantarán muchos profetas falsos, y a muchos engañarán.”

Anteriormente vimos que se le advertía a la iglesia con respecto a los maestros falsos, mientras que a Israel se le prevenía sobre los profetas falsos. Por ello aquí, después que la iglesia haya sido removida, la advertencia se refiere nuevamente a los profetas falsos. Y a continuación dice el versículo 12:

“Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de muchos se enfriará.”

Estas palabras afirman un principio, de los muchos que contiene este discurso de los Olivos, que podemos aplicar a nuestra propia época. Cuando la maldad aumente, muchos dejarán de sentir amor hacia los demás. Y esta carencia de sentimientos será una realidad más evidente en los últimos tiempos.

Leamos el versículo 13, que ha muchos les resulta sorprendente:

“Pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.”

La cuestión es: ¿quiénes permanecerán firmes hasta el fin? En el libro del Apocalipsis leemos que Dios detendrá a todas las fuerzas de la naturaleza y del mal, e incluso a las fuerzas del bien, mientras El coloque un sello de protección sobre varias personas. Así que, aquellos que perseveren hasta el fin serán aquellos que El ha marcado al principio. Porque Jesús, el Buen Pastor de todos los tiempos, conducirá a Sus ovejas hasta que llegue el fin. Recordando la ilustración de las 100 ovejas (que encontramos en este Evangelio de Mateo 18), se hará realidad la experiencia del Buen Pastor que, habiendo comenzado con 100 ovejas, culminará su obra con esas mismas 100 ovejas.

Algunos me han preguntado sobre cristianos que parecían muy activos militantes de la fe cristiana y, arrastrados por sus pecados o por otros motivos se han apartado de su testimonio público. La pregunta era: ¿serán salvos? No lo sabemos, porque no podemos juzgar ni ver el interior de las personas. Pero me ayuda recordar la historia del hijo pródigo (relatada en el Evangelio de Lucas 15), en la que el hijo pródigo encontró el camino de regreso a la casa de su padre. ¿Verdad que sería desconcertante encontrar en ese relato que el hijo terminó en la pocilga y el cerdo en la casa del padre? El apóstol Pedro, en su segunda carta 2:22 citó el proverbio que dice: “El perro vuelve a su propio vómito”. Además escribió que, “la puerca lavada, vuelve a revolcarse en el cieno”. Supongamos que uno de los cerdos de la citada historia hubiese regresado con el hijo pródigo a la casa de su padre, y allí hubiese sido lavado y perfumado. Tarde o temprano, el animal habría regresado a su entorno natural en la pocilga. Esto nos ilustra la realidad de algunos cristianos que, como el hijo pródigo, habrán llegado a extremos parecidos a una pocilga pero, siendo en realidad hijos, algún día saldrán de tal situación, como le sucedió al hijo pródigo. ¿Por qué? Porque tienen un fiel Pastor que les protege. Por ello, acerca de cada uno de ellos se podrán repetir las palabras que acabamos de leer en el versículo 13: “ése será salvo”.

Terminaremos nuestra exposición de hoy, leyendo el versículo 14:

“Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.”

El evangelio del reino es aquel que también predicó Juan el Bautista con aquellas palabras citadas en este libro de Mateo 3:2: “Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado”. Y el Señor Jesús comenzó sus actividades con ese mismo mensaje. En este mismo Evangelio 4:17, se dijo: “Desde entonces Jesús comenzó a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”. También se relató en el capítulo 10 que Jesús envió a Sus discípulos a predicar ese mismo mensaje. Pero en el capítulo 11 el mensaje del Señor fue el siguiente: “Venid a mí todos los que estáis muy cansados y cargados, y yo os haré descansar” Y en el capítulo 20:28, El dijo que había venido para dar Su vida en rescate por muchos. Pero durante el período de la tribulación el evangelio con un énfasis en el reino será predicado otra vez. Dicho énfasis no es apropiado para nuestro tiempo porque nosotros debemos proclamar el evangelio realzando la gracia de Dios. Alguien podrá preguntarse lo siguiente: ¿es el evangelio del reino, otro evangelio? No, no lo es. Es el mismo evangelio con un énfasis diferente. Cuando comience el tiempo de la tribulación, la gente sabrá que se encuentra cerca del fin, aunque no sepan el día ni la hora de ese fin. Por lo tanto, el mensaje apropiado para ese período será: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”.

Quiero insistir en que, de ninguna manera, existen 2 o más formas de salvarse. Dios nunca ha tenido más que una base por virtud de la cual El salva a las personas y ésa es la cruz de Cristo. Cada ofrenda o sacrificio ofrecido antes de la llegada de Cristo al mundo tuvo lugar con la expectativa de la cruz de Cristo y toda conmemoración desde que El ha venido, mira retrospectivamente a la cruz de Cristo.

Para ilustrar esta verdad retrocedamos a Génesis 4 para considerar la ofrenda que Abel trajo a Dios. Le ofreció un cordero. Si hubiéramos estado allí podríamos haberle preguntado: “¿porqué has traído este cordero? ¿Crees que removerá tus pecados, que te separan de Dios?” Y él habría respondido: “Por supuesto que no; he traído este pequeño cordero porque Dios me pidió que así lo hiciese. Lo estoy trayendo por la fe”. Entonces podrías haber insistido preguntándole: Bueno, pero, si no quitará tus pecados, ¿por qué te habrá pedido que lo trajeses? Y él, finalmente, habría respondido algo así: “Este cordero está señalando a Alguien que vendrá en el futuro, de la simiente de la mujer, mi madre. Aquel sí, removerá mis pecados. Lo he traído por la fe, reconociendo que soy un pecador y necesito un sustituto que pague mi deuda, la deuda que soy incapaz de pagar a Dios. Es que Abel estaba mirando por la fe hacia Aquel que vendría algún día, en el futuro.

Significativamente, Juan el Bautista, el precursor de Cristo, no solo había dicho: “arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”, sino que también declaró: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Juan le había identificado. Antes de la llegada de Cristo, todo el que venía a Dios de acuerdo con Sus condiciones, era salvo anticipadamente, (y utilizando términos económicos) era como si recibiese un crédito respaldado por la certeza de que Cristo lo saldaría en la cruz. Las personas eran, pues, salvas en base a la muerte de Cristo. En los tiempos del Antiguo Testamento, Dios nunca salvó a nadie por la Ley. En el centro mismo de aquel sisTema mosaico se encontraba el sisTema de sacrificios. Las personas traían a Dios un cordero porque la Ley revelaba que ellas eran infractoras de la ley, que no estaban obedeciendo a Dios y que necesitaban un sustituto que pudiese pagar el castigo por sus pecados. Como dijo el apóstol Pablo en su carta a los Romanos 3:19: la Ley fue dada “para que toda boca se calle y todo el mundo sea hecho responsable ante Dios”. Estimado oyente, tú y yo somos infractores de la ley, somos pecadores que necesitan un Salvador. Lo que hay que hacer es recibir a Cristo como Salvador antes de que El venga como el Soberano del universo y como Juez.


15
May 2018
Que me puede decir usted acerca de la final trompeta, “En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocara la trompeta, y los muertos seran resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” 1 Co. 15:51-52? Yo no creo que esta sea la misma trompeta de Ap. 11 pero ?como puede usted probarle eso a alguien que es pos tribulacionista?

Hay varias opiniones concernientes a la llamada final trompeta.La mayoria de los creyentes pos tribulacionistas igualan la Final Trompeta con el llamado de trompeta que Jesus va a hacer a los angeles para reunir a Sus elegidos en el momento de la Segunda Venida (Mateo 24:31). Pero esa trompeta es la que despacha a Sus angeles en el Cielo para reunir a los elegidos para su retorno a la Tierra. No es una senal para la Iglesia de que es el momento de partir de la Tierra. Por consiguiente, no puede ser el llamado de trompeta que va a ser escuchado por la Iglesia en 1 Tesalonicenses 4:16 y 1 Corintios 15:52.

Son los creyentes de media tribulacion quienes dicen que la final trompeta es la septima trompeta de Apocalipsis 11:15 y las que siguen. Ellos creen que eso coloca el Rapto justo en el umbral de la Gran Tribulacion. Pero esta trompeta nunca es llamada la final trompeta en la Biblia, y de nuevo, se toca en el cielo y no en la tierra.

La posicion pre tribulacionista es la que la Final Trompeta es la que la Iglesia va a escuchar, por una sola vez, como el llamado mientras se encuentra en la Tierra. Se le menciona en 1 Tesalonicenses 4:16 y se la llama el Llamado de Trompeta de Dios.

La Trompeta de Dios solamente se escuchara dos veces en la Tierra. La primera vez fue en el Monte Sinai cuando la Ley fue dada (Exodo 19:16) y la ultima vez sera en el Rapto (Tesalonicenses 4:16). (Por eso el nombre de La Final Trompeta.) Ambas estan acompanadas por la voz audible de Dios y ambas crean un Reino.

Comparando cuando la Ley fue dada a Israel con el Rapto de la iglesia podemos ver varias otras similitudes tambien. En el monte Sinai los israelitas fueron redimidos de la esclavitud, en el Rapto nosotros seremos redimidos del pecado. Ellos fueron consagrados, nosotros seremos perfeccionados. Ellos lavaron sus vestidos, a nosotros se nos daran vestidos limpios. Dios descendio a la cima del monte, Jesus vendra en el aire.

En el Monte Sinai Moises y Aaron subieron, en el Rapto nosotros subiremos. En el Monte Sinai Israel fue desposada con Dios. En el Rapto la Iglesia sera desposada con Jesus. En el Monte Sinai Dios moro con Israel y en el Rapto la Iglesia morara con Jesus.

Puesto que muchos modelos biblicos estan necesariamente incompletos, tambien hay algunas diferencias obvias. Solamente Moises y Aaron ascendieron al monte. Cualquier otra persona que subiera pasaria de vida a muerte. En el Rapto nosotros subiremos y todos pasaremos de muerte a vida. Dios prometio morar con Israel si obedecia. Nosotros moraremos con Jesus porque El obedecio. Ellos cambiaban temporalmente, El nos cambiara permanentemente. Lo de ellos fue un evento acompanado de gran temor, el nuestro es un evento anticipado con gran alegria. Despues de todo, en el Monte Sinai fue la presentacion de la Ley de Dios, y en el Rapto sera la manifestacion de Su gracia.

Para finalizar
Estudio bíblico: Identidad de la última trompeta
1 Corintios 15:52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la “final trompeta”; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. “Énfasis mío”
Un argumento del partidario del arrebatamiento en la tribulación es que la séptima trompeta de Apocalipsis 11:15 y la última trompeta de 1 Corintios 15:52 y 1 Tesalonicenses 4:16 son idénticas. La palabra “final” puede significar aquello que concluye un programa, pero no necesariamente lo último que haya de existir. Por cuanto el programa para con la Iglesia difiere del de Israel, cada uno puede terminar con el toque de una trompeta, llamada propiamente la última trompeta, sin que sean idénticas ni sincronizadas las dos últimas trompetas. Veamos lo siguiente:
1) La trompeta que llama a la Iglesia se denomina la trompeta de Dios, mientras que la séptima trompeta es una trompeta de ángel.
2) La trompeta para la Iglesia es singular. Ninguna trompeta la ha precedido, de manera que no se puede decir que es la última de una serie. La trompeta que cierra el periodo de la tribulación es claramente la última de una serie de siete.
3) En 1 Tesalonicenses, capítulo 4, la voz asociada con el sonido de la trompeta llama a los muertos y a los vivos y por consiguiente se escucha antes de la resurrección. En el Apocalipsis, aunque se menciona una resurrección (11:12), la trompeta no suena sino después de ella, indicándonos que dos eventos diferentes deben estar a la vista.
4) La trompeta en 1 Tesalonicenses prorrumpe en bendición, en vida, en gloria, mientras que la trompeta en Apocalipsis prorrumpe en juicio sobre los enemigos de Dios.
5) En el pasaje de Tesalonicenses, la trompeta suena “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos”. En Apocalipsis 10:7 la indicación es que la séptima trompeta sonara durante un periodo continuado de tiempo, probablemente durante los juicios que caerán en el periodo, ya que Juan habla del ángel cuando “comience a tocar”. La duración da evidencias de la distinción de estas dos trompetas.
6) La trompeta de 1 Tesalonicenses es claramente para la Iglesia. Por cuanto Dios está tratando con Israel en particular, durante la tribulación, no podría tener relación con la Iglesia sin perder las distinciones entre la Iglesia e Israel.
7) El pasaje de Apocalipsis describe un gran terremoto en el cual mueren miles de personas, y eso producirá que muchas vidas teman y le den gloria a Dios (véase Apoc. 11:13). Pero el pasaje de Tesalonicenses no se menciona ningún terremoto. No estará presente ningún creyente verdadero (aquellos que guardan Su palabra, véase Apoc. 3:10) para que experimente el temor de Apocalipsis 11.
8) Aunque la Iglesia será recompensada en el momento del arrebatamiento (en el Tribunal de Cristo, véase 2 Cor. 5:10), sin embargo el galardón dado a “tus siervos los profetas y a los santos” no puede ser ese evento. El galardón mencionado en Apocalipsis 11:8 sucederá en la tierra, después de la segunda venida de Cristo, luego del juicio sobre sus enemigos. Por cuanto la Iglesia es recompensada en los cielos, después del arrebatamiento, estos deben ser dos eventos distintos.
Conclusión: Pablo sigue la referencia la “final trompeta” con una declaración impersonal, “porque se tocara la trompeta” (véase el griego). Si él hubiese pensando en esta trompeta como una de siete, sin duda hubiera dicho algo como lo que sigue: Porque cuando se toquen las trompetas y llegue el tiempo para que la última sea tocada, los muertos en Cristo resucitarán. En todo caso, no hay base para identificar la trompeta de 1 Corintios 15:52 con la séptima trompeta de Apocalipsis 11:15.

15
May 2018

CONOZCA OTRA POSIBLE INTERPRETACION DE APOCALIPSIS 8:10-11

ajenjo

Sobre el “Ajenjo” mencionado en Apocalipsis 8:10-11 y La Tragedia de La Central Nuclear de Chernóbil

La central nuclear de Chernóbil está situada en Ucrania, 20 km al sur de la frontera con Bielorrusia. En el momento del accidente, la central tenía cuatro reactores en marcha.

El accidente se produjo el 26 de abril de 1986 cuando los técnicos de la central efectuaban pruebas con un sistema eléctrico de control de uno de los reactores. El accidente se desencadenó por una combinación de defectos de diseño del reactor y negligencias por parte de los operadores: se habían desconectado los mecanismos de seguridad y el reactor funcionaba en condiciones inadecuadas e inestables, una situación que propició una subida de potencia imposible de controlar.

Esto condujo a una vorágine de acontecimientos que se tradujo en una serie de explosiones e incendios que destruyeron por completo el reactor, ocasionaron grandes daños al edificio que lo contenía y provocaron la emisión al medio ambiente de enormes cantidades de material radiactivo durante diez días.

El 26 de abril de 1986, la ciudad ucraniana de Chernóbil acogió el accidente nuclear más grave de la historia. Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en uno de los reactores produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que provocó la explosión del hidrógeno acumulado en su interior.

La cantidad de material radiactivo liberado, unas 500 veces mayor que la liberada por la bomba atómica de Hiroshima, causó la muerte de 31 personas, forzó al gobierno de la antigua Unión Soviética a la evacuación de unas 135.000 personas y provocó una alarma internacional al detectarse radiactividad en diversos países de Europa.

Cuando las autoridades soviéticas inauguraron la central nuclear de Chernóbil, de cuya explosión se cumplirán 30 años el próximo 26 de abril, instalaron frente a la entrada del complejo una estatua de Prometeo, el titán que robó el fuego a los dioses y a quien Zeus castigó encadenándolo a una roca para que un águila le devorara las entrañas.

¿En qué se relaciona el desastre de Chernóbil con el texto del Apocalipsis de san Juan?

Y el tercer ángel tocó su trompeta, y cayó del cielo una estrella ardiente como una luz, y esa estrella es Ajenjo, y cayó sobre la tercera parte de las aguas y las tierras y fueron estas aguas amargas y mucha gente murió por esa agua amarga.

Rev 8:10-11

¿Por qué nadie menciona que Ajenjo (la planta) es como se le llama a Chernóbil en las lenguas eslavas?

Da la casualidad de que Chernóbil significa ajenjo en ruso, al menos una de sus variedades: el genérico ajenjo es polyn (полын) en ruso, pero Chernóbil (Чорнобиль) es una variedad de ajenjo muy común en la zona, por lo que se le otorgó ese nombre a la ciudad.

Otra interpretación es el nombre en ucraniano: Chornobil, donde chorno significa «negro» y bil es «daño», lo que significaría «daño negro». La palabra Chernobyl significa en todas las lenguas eslavas Ajenjo y en la Biblia hay una profecía que merece la pena leer relacionada con ello.

Sustitúyase “Chernóbil” por “ajenjo”, y de repente está claro lo que mata a aquellos que beben el agua.

Ahora, el origen de la palabra Chernóbil es una combinación de la palabra “chornyi” (negro) y de la palabra byllia (hierbas o tallos) que literalmente significa Hierba Negra o Tallos Negros pero a veces se ha traducido simplemente: Ajenjo. Así que cuando la Biblia fue traducida al lenguaje ucraniano, Apocalipsis 8:10-11 dice:
10 El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas.
11 Y el nombre de la estrella es Chernóbil. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas.

La palabra Chernóbil significa en ucraniano «hierba negra», y a menudo se traduce simplemente como «ajenjo», una planta de sabor muy amargo.
Aunque el accidente nuclear de Chernóbil no es el cumplimiento absoluto de esta profecía bíblica, la contaminación de las aguas por causa de la radiación es tal vez una buena aproximación de lo que está por venir.

Ahora bien, siempre se ha interpretado que LA ESTRELLA que vio El Apóstol Juan en Apocalipsis 8:10-11 que caía del Cielo es un METEORITO.

Pensemos por un momento que ésta TRADICIONAL interpretación no sea del todo la más correcta, aunque lo pudiera ser.

Si comenzamos a desmembrar el texto citado podemos ver ciertas características del objeto que se menciona allí el cual tiene por nombre AJENJO.

Comencemos el análisis:

  1. cayó del cielo
  2. una gran estrella
  3. ardiendo como una antorcha ó ardiente como una luz

En primer lugar la Biblia NO DICE que el objeto que cae del cielo sea un Meteorito o algo que venga fuera de nuestra atmósfera ¿o sí?

Hemos de recordar que NO siempre se debe tomar las palabras dichas en la Biblia de forma Literal, porque podemos cometer ciertos errores de interpretación.

De acuerdo al contexto la palabra estrella, tiene diferentes significados, entre ellos puede significar:

  1. Descendencia Génesis 22:17: de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las ESTRELLAS del cielo…
  2. Un Sueño  Génesis 37:9: Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once ESTRELLAS se inclinaban a mí.
  3. Un Lugar Angelical en el Cielo Isaías 14:13: Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las ESTRELLAS de Dios.
  4. Un Ejército Indefinido Daniel 8:10: Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las ESTRELLAS echó por tierra, y las pisoteó.
  5. Un Símbolo Pagano Amós 5:26: Antes bien, llevabais el tabernáculo de vuestro Moloc y Quiún, ídolos vuestros, la ESTRELLA de vuestros dioses que os hicisteis.  

         Hechos 7:43: Antes bien llevasteis el tabernáculo de Moloc,
Y la ESTRELLA de vuestro dios Renfán, Figuras que os hicisteis para adorarlas.

  1. Apóstatas y Falsos Ministros Judas 1:13: fieras ondas del mar, que espuman su propia vergüenza; ESTRELLAS errantes, para las cuales está reservada eternamente la oscuridad de las tinieblas.
  2. Los Pastores Apocalipsis 1:20: El misterio de las siete ESTRELLAS que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete ESTRELLAS son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.
  3. Los Ángeles Caídos Apocalipsis 12:4: y su cola arrastraba la tercera parte de las ESTRELLAS del cielo…
  4. JESUCRISTO MISMO Apocalipsis 22:16: Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la ESTRELLA resplandeciente de la mañana.
  5. Una Estrella Literal Salmos 147:4: El cuenta el número de las ESTRELLAS;
    A todas ellas llama por sus nombres.

Como podemos ver no siempre la palabra estrella literalmente es una Estrella como todos las conocemos, es decir, que la Biblia la usa en muchas ocasiones como un elemento simbólico o hiperbólico de acuerdo al contexto en que se encuentre.

También hay que tomar en cuenta que el Libro de Apocalipsis aunque sus eventos de Juicios Apocalípticos sean reales y espantosamente LITERALES no siempre cada palabra de lo que se dice en éste misterioso Libro es Literal.

Algunos interpretes por ejemplo han interpretado Apocalipsis 9:3 al 10 como si fueran Helicópteros o Tanques de Guerra lo que Juan ve en esa oportunidad, el cual para él en ese entonces era totalmente desconocido dichos artefactos de guerra y sólo los puede comparar con langostas y escorpiones. Veamos:

Apocalipsis 9

  1. Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra.
  2. Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes.
  3. Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre.
  4. Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos.
  5. El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas;
  6. tenían cabello como cabello de mujer; sus dientes eran como de leones;
  7. tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla;
  8. tenían colas como de escorpiones, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses.

Si seguimos el mismo patrón simbólico en cuanto a objeto pero literal en cuanto a cumplimiento, podemos decir que en vez de una estrella LITERAL sea una estrella SIMBÓLICA aunque sus efectos al caer en la tierra sean LITERALES.

Nos debemos preguntar:

¿QUÉ OBJETO DE GUERRA CUMPLE CON LAS CARACTERÍSTICAS DE Apocalipsis 8:10-11?

Nada más y nada menos que UN MISIL BALÍSTICO NUCLEAR

Ahora os dejo la posible interpretación del Texto en discusión:

POSIBLE INTERPRETACIÓN:

¿Será posible que la interpretación de LA ESTRELLA AJENJO sea UN MISIL NUCLEAR si recordamos que AJENJO es el significado de CHERNOBIL lugar donde ocurrió la catástrofe de radioactividad nuclear y que dicha ciudad se encuentra nada más y nada menos que en UCRANIA zona que hoy en día está en graves conflictos con RUSIA y que a su vez sus gobernantes han decidido adherirse a la Unión Europea centro de operaciones del Anticristo, todo esto me da la sensación que puede ser que desde ese lugar donde aún queda residuos de elementos radiactivos, acudan los EXTREMISTAS Neonazis de la ultra derecha de Ucrania los cuales ODIAN a los Judíos y fabriquen Armamento Nuclear ó los mismo Rusos en su intento de Controlar a Ucrania como en los tiempos de la Unión Soviética, envíen escuadrones de Guerra a la Ciudad de AJENJO ó CHERNÓBIL a buscar material Radiactivo para la fabricación de Misiles Balísticos Intercontinentales capaces de ser lanzados contra los mares y ríos de sus enemigos en la Guerra de GOG Y MAGOG?

Aunque La Palabra de Dios NO ES de interpretación privada sino que La Biblia es su propio Intérprete, no debemos omitir esta otra posible interpretación que con serios estudios e investigaciones he podido concluir que NO SOLO pudiera ser un Meteoro que Caerá del Cielo sino que pudiera ser UN MISIL NUCLEAR CON MATERIAL RADIACTIVO DE CHERNÓBIL-AJENJO.

Sea cual sea la interpretación lo importante es que La Iglesia Pre-Tribulacionista NO VA A VER tal Cataclismo Infernal porque forma parte de La Gran Tribulación.

Lo que sí es importante saber es que todo el Cronograma Profético está servido y las piezas del Ajedrez Bíblico están en sus posiciones.